Microcreditos

Es una herramienta para que las personas sin recursos económicos  logren el desarrollo de su potencial, poniendo en práctica sus ideas a través del trabajo.

 
 

Mediante este programa otorgamos microcréditos a personas del sector de la población más desfavorecido económicamente, que por falta de garantías reales, no puede acceder al sistema crediticio tradicional.  La mayoría son mujeres cabeza de familia.

¿Cómo llevamos adelante este programa?

Los créditos son pequeños y sucesivos y se otorgan exclusivamente para iniciar o desarrollar una actividad productiva y así generar el autoempleo.

La garantía para la recuperación de dichos créditos la constituye el GRUPO DE RESPONSABILIDAD SOLIDARIA, que, cumple con varias otras funciones: apoyo mutuo en el desarrollo de la actividad productiva y frente a dificultades personales. También genera sentido de pertenencia.

Para acceder al microcrédito hay una metodología de trabajo muy exhaustiva. Se realizan entrevistas en los domicilios para determinar el perfil económico de los emprendedores. Luego se realiza un proceso de formación de grupo que dura, aproximadamente dos meses, en donde se realizan reuniones semanales para analizar los emprendimientos productivos a través de una carpeta de proyecto. Mediante este proceso también se va consolidando el Grupo de Responsabilidad Solidaria.

Se realizan reuniones semanales con los diferentes Grupos de Responsabilidad Solidaria en donde se trabaja no solo sobre el emprendimiento sino también sobre los problemas o dificultades que cada emprendedor presenta. También se comparten los logros alcanzados. Se aprende a trabajar en grupo.

Además de las reuniones de grupos se realizan una vez por mes las Vidas de Centro. Se trata de un espacio social de pertenencia de los emprendedores. Sentirse parte de, preocuparse por los ausentes, conocerse más, comunicarnos, hablar de los emprendimientos, intercambiar servicios y productos. Las Vidas de Centro son, además, espacios en los que se brindan herramientas para mejorar los emprendimientos. Son espacios sociales de capacitación.

Para lograr los objetivos del programa, lo más importante es nuestra presencia y nuestro apoyo. DE LA NADA, a través de sus promotores, brinda un cotidiano acompañamiento a sus emprendedores. Ellos están diariamente haciendo el rol del tutor de una plantita: no dirigen, no se meten en sus decisiones, pero orientan en la dirección de crecimiento. Ya que, en DE LA NADA, solo se premia el esfuerzo, el trabajo y la conducta solidaria.

Resultados alcanzados

En todos estos años de trabajo hemos comprobado que el microcrédito es una herramienta importante para lograr que las personas mejoren su calidad de vida.
A la fecha de abril del 2012 se otorgaron 1491 créditos a 452 personas, constituidos en 132 GRUPOS DE RESPONSABILIDAD SOLIDARIA. La tasa de recupero promedio es de 95%.

Además se otorgaron 98 Créditos Extraordinarios. Estos créditos son un premio a los emprendedores que han cumplido con el pago perfecto y en término de todas las cuotas completas, durante 3 ciclos consecutivos de crédito.

A los emprendedores que cumplieron durante varios ciclos con todos los compromisos y logran desarrollar eficientemente sus emprendimientos se les otorgaron créditos de montos muchos mayores.

Financiamiento

Hasta el año 2007, DE LA NADA llevó adelante este programa con fondos propios.  A partir del año el año 2007 nos sumamos al Programa “Banco Popular de la Buena Fe”, del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, como Organización Regional. Nuestra  tarea consiste en acompañar la formación y posterior trabajo de “Banquitos” que llevan adelante el programa en sus comunidades.  Las Organizaciones Locales con las que trabajamos son: Suipacha para Todos (Suipacha) (que cuenta con dos banquitos) y Biblioteca Popular P.U.M.A  (Manuel Alberti, Pilar) (que cuenta con dos banquitos).  DE LA NADA, también lleva adelante dos banquitos: uno en Luján y otro en Rodríguez.
A través de este programa  se reciben fondos para gastos operativos, capital semilla y contratos becas para promotores.

 
 

Testimonios

maria_ines_hilguero_3
María Inés Hilguero
Actividad: Kiosko
Lugar: Luján

Hola! Mi nombre es María Inés  Hilguero. Pertenezco al la Asociación Civil DE LA NADA, de Luján. Hace aproximadamente seis años que estoy en DE LA NADA. Voy por el ciclo n°14.
Mi grupo se llama “Unión” y mis compañeras son: Jani Imas, que se dedica a la venta de ropa, y Florencia Hilguero, que tiene un kiosco también y es mi sobrina.
Yo tengo un kiosco polirrubro desde hace cuatro años y que funciona en mi casa donde hice el local.
Hoy nuestra coordinadora es Claudia pero tengo hermosos recuerdos y mucho agradecimiento por las otras coordinadoras que pasaron por mi grupo: Luciana, Malvina y Betina. Gracias Chicas!!
Cuando comencé en DLN y recibí mi primer crédito lo usé para comprar herramientas. Con la ayuda de mi marido, hacíamos unos hermosos vineros con madera y herraduras. Comencé a ir a la feria para exponerlos y venderlos; como no tenía muchas ventas agregué algunos artículos de reventa y me fue bien.
Mi marido ya no tenía tiempo para soldar las herraduras por su trabajo. Así que con el segundo crédito cambié de rubro y abrí una tienda en casa. No me fue muy bien, así que volví a cambiar de rubro y puse un kiosco.
En DLN aprendí que si algo no anda no hay que quedarse, siempre hay que seguir intentando y lo logré. El kiosco comenzó a funcionar muy bien. Como en todo negocio también hay dificultades hay momento en que aflojan las ventas. También aparecieron otros kioscos, ya tenía competencia. Comencé a agregar artículos de colegio, regalería y se volvió a encaminar el kiosco, tenía más ventas y más clientes.
Nunca hay que bajar los brazos.
DLN te ofrece un abanico de oportunidades que hace que cualquier persona pueda iniciar un emprendimiento.
Me dieron la oportunidad de aprender a elaborar. Hice un curso de Mesa Dulce para el servicio de Catering, Elaboración de Torta Artesanal y el curso de Manipulación de Alimentos.
Todo eso también me sirvió de mucho, vendí algunas tortas pero el tiempo no me daba para todo, la casa, el negocio, era mucho para mi. El kiosco es un negocio de tiempo completo. Abro a la mañana y cierro a la noche. Así que opté por seguir dedicándole todo el tiempo al kiosco. Por suerte no me equivoqué.
Tuve la oportunidad de viajar con mi familia. Fuimos a Mar del Plata toda la familia. Después empezamos a viajar con mi marido, conocimos Carlos Paz, La Falda, Mendoza, Las Leñas, San Luis, Misiones, Las ruinas de San Ignacio, Las minas de Wanda, las Cataratas de Iguazú. Fue muy lindo!!
Además pude hacer el local donde funciona el kiosco. Compré algunas cosas que me hacían falta y pude hacer arreglos en la casa. Con el crédito extraordinario y compré una heladera exhibidora. DE LA NADA no sólo me dio a mí la posibilidad de progresar.
Mi hija tiene una tienda en su casa, mi hijo hizo un curso y hoy es camarero eventual y trabaja en los eventos que contrata DE LA NADA. Y mi marido vende ropa de cama. La familia feliz y encaminada.
Los cursos que se hacen en DE LA NADA, son fantásticos y te dan ganas de seguir haciendo, perfeccionándote y seguir creciendo hoy me encuentro haciendo un curso de porcelana fría que me va a seguir para incrementar las ventas como adornos, souvenirs, etc. DE LA NADA me cambió la vida. También a mi familia les estaré eternamente agradecida.
Por último, quiero contar que estoy preparando mi próximo viaje a San Rafael de Mendoza!!!!

 
 

©2016 De La Nada Asociacón Civil